30 cosas GRATIS en Roma

Roma, la Ciudad Eterna, es un destino fascinante lleno de historia, arquitectura asombrosa y cultura vibrante. Pero, ¿sabías que puedes disfrutar de muchas de las maravillas de esta ciudad sin gastar un solo euro? ¡Sí, es posible! Aquí te presentamos una lista de actividades gratuitas que harán que tu visita a Roma sea inolvidable sin afectar tu presupuesto.

Aquí van nuestras 30 cosas gratis en Roma:

Contenidos

1. Visita la Basílica de San Pedro del Vaticano

Uno de los planes más famosos es visitar la Basílica de San Pedro en el Vaticano, entrar en su interior y admirar la cúpula y la Piedad de Miguel Ángel entre otras cosas es gratuito, eso si, prepárate para hacer cola al entrar y viste de forma apropiada.

La basílica abre a diario sobre las 7:30 de la mañana así que puedes ir a primera hora, ten en cuenta que conforme pasan las horas se va llenando cada vez de más y más personas.

30 cosas gratis en Roma

 

Además si quieres subir a la cúpula quizás sea preferible que lo hagas a primera hora y luego ya cuando bajes no tendrás que hacer cola de nuevo para entrar en la basílica porque ya estarás en la zona.

Y si vas a ir a los Museos Vaticanos, compra las entradas con antelación, realmente las colas que se forman de personas que van sin entrada son inmensas y a veces llegan a la plaza de san Pedro. No cometas ese error y cógelas con antelación, puedes hacerlo desde aquí.

  Para llegar a la Basílica de san Pedro puedes hacerlo en el metro, línea A (roja) y bajarte en Ottaviano, desde ahí será muy facil llegar a través de la Via Ottaviano que te llevará directo a la plaza de San Pedro.

 

2. Coliseo

El Coliseo de roma es gratuito el primer domingo de mes pero ojo porque no se pueden comprar entradas con antelación, hay que ir allí y hacer cola.

 

 

Prepárate para un buen madrugón; además podrás disfrutar del foro y el palatino tambien gratis con tu entrada.

Y si vas a ir cualquier otro día de la semana, compra  tus entradas con antelación.

  Para llegar al Coliseo puedes ir caminando fácilmente, aunque depende de donde esté tu alojamiento quizás quieras usar el transporte publico, en ese caso puedes coger la línea de metro B (azul) y bajarte en la parada Coliseo, nada más salir de la estación lo verás.

Actualmente han cambiado las políticas de venta de entradas de manera que quedan más disponibles para el público general, antes era complicado encontrar por ejemplo entrada para visitar los subterráneos del Coliseo (nosotras es lo que queríamos hacer y no encontramos entrada, solamente a través de webs de terceros con visita guiada y salía mucho más caro). Explicaré todo en el post especifico sobre el Coliseo.

 

3. Bocca della verita

También conocida como la Boca de la Verdad, es una famosa máscara de mármol. Se encuentra adosada a la pared izquierda del pórtico de la iglesia de Santa Maria in Cosmedin, en la Plaza de la Bocca della Verità, que es el lugar donde se encontraba el antiguo Foro Boario, o mercado de ganado.

La Boca de la Verdad es una atracción popular para los visitantes de Roma. Según la leyenda, si una persona pone su mano dentro de la boca de la máscara y dice una mentira, la Boca de la Verdad le morderá la mano. Esta leyenda ha sido popularizada en diversas películas y ha contribuido a la fama de la máscara.

Como te podrás imaginar, se forman grandes colas así que ármate de paciencia si quieres sacarte la foto.

  Para llegar a la Boca de la Verdad puedes ir caminando fácilmente desde el Coliseo o el circo Massimo, aunque depende de donde esté tu alojamiento quizás quieras usar el transporte publico, en ese caso puedes coger la línea de metro B (azul) y bajarte en la parada Circo Massimo, caminarás junto a este y llegarás fácilmente a tu destino.

 

4. Cerradura de la Orden de malta

La cerradura de la Orden de Malta es conocida localmente como Claustrum, y es uno de los secretos mejor guardados de la ciudad, aunque ya cada vez se ha hecho más famosa y ya no es tan secreta.

La cerradura está incrustada en una puerta de madera en la entrada de la Piazza dei Cavalieri di Malta, que es la entrada a una villa de la orden. Aunque la puerta en sí es modesta, lo que la hace destacar es la forma en que ha sido colocada. Desde la puerta, puedes mirar a través de una cerradura y ver una vista enmarcada y perfectamente alineada de la cúpula de San Pedro, que está a varios cientos de metros de distancia.

La cerradura fue creada para que los Caballeros de Malta pudieran ver la cúpula sin tener que cruzar la Villa. Para apreciar la vista a través de la cerradura, debes pararte en un pequeño orificio en el muro que rodea la propiedad. En días claros, la vista a través de la cerradura es impresionante.

A menudo hay una cola para poder mirar a través de la cerradura, pero para muchos, el viaje vale la pena para ver esta vista única y espectacular de la ciudad eterna.

Si planeas visitar la cerradura de la Orden de Malta, asegúrate de ir temprano en la mañana para evitar las multitudes y tener la mejor oportunidad de ver la vista a través de la cerradura.

Para llegar a la cerradura de la Orden de Malta puedes ir caminando fácilmente desde el Coliseo o el Circo Massimo, aunque depende de donde esté tu alojamiento quizás quieras usar el transporte publico, en ese caso puedes coger la línea de metro B (azul) y bajarte en la parada Circo Massimo o en la siguiente, Pirámide, en esta podrás aprovechar y ver la famosa pirámide de Cayo Cestio.

 

5. Fontana di Trevi y Fuente de los enamorados

Visitar la Fontana di Trevi, no podía faltar en la lista.

En el corazón de la Ciudad Eterna, entre estrechas calles adoquinadas, se esconde uno de los tesoros más emblemáticos de Roma: la Fontana di Trevi. Esta majestuosa fuente, diseñada en el siglo XVIII, es mucho más que una obra maestra arquitectónica; es un símbolo de deseos y tradiciones que ha cautivado a visitantes durante siglos.

No te puedes ir de Roma sin tirar una moneda, según dicen esto asegura tu regreso a la ciudad pero deberás hacerlo con la mano derecha y sobre el hombro izquierdo. Y tu, ¿lo has hecho como dice la leyenda?

 

 

Tambien tienes que verla por la noche (o al amanecer) iluminada, si de día es preciosa cuando cae la noche las formas se intensifican, la fuente se ilumina y crea una imagen inolvidable.

Fíjate en todos los detalles de las esculturas, desde el dios Neptuno a las criaturas mitológicas que aparecen.

A un lado de la plaza, suele pasar inadvertida una pequeña fuente, la fuente de los enamorados, se dice que aquellos que beben del agua de esta fuente fortalecerán su amor y relación. ¿Qué mejor manera de sellar un momento especial que con un sorbo de esta agua mágica?

Pero ojo, esta plaza es bastante pequeña y se pone hasta los topes, así que si quieres disfrutarla sin apenas gente, madruga mucho, deberías llegar antes de las 6 de la mañana y estarás tranquilo, además después puedes ir a desayunar a la Cafeteria L´Antico Forno di Piazza Trevi y probar un maravilloso y exquisito maritozzi, un bollo con panna que esta de escandalo.

Y si quieres descubrir de donde procede el agua de esta fuente, y de otros lugares de la ciudad, tienes que acercarte a Vicus Caprarius, La Città dell Acqua. Es un complejo subterráneo de pasajes y galerías que se extienden bajo la superficie de la ciudad. Descubierto accidentalmente durante excavaciones, este laberinto revela el ingenio arquitectónico romano para canalizar y distribuir el agua por toda la ciudad. No es gratis, pero creo que merece la pena explorar algo tan importante como el agua de Roma, el precio es de 4€ aunque hay descuentos para estudiantes o poseedores de la Roma Pass.

Para llegar a la Fontana di Trevi,  puedes usar el transporte publico, en ese caso puedes coger la línea de metro A (roja) y bajarte en la parada Barberini, desde ahí podrás llegar fácilmente dando un agradable paseo por las calles de Roma hasta finalmente llegar a tu destino, un consejo: llega a través de la Via del Lavatore, así al llegar la verás de frente.

 

 

GUÍAS DE VIAJE
En nuestro viaje a Roma contamos con un gran aliado que nos ayuda a organizar todos los aspectos de los viajes (lugares a visitar, mejores zonas donde alojarse, recomendaciones de restaurante, etc. ) y es que no hay nada como una buena guía, en este caso utilizamos la guía de Roma y el Vaticano de la editorial Anaya. son unas guías muy completas y tienen de un montón de destinos. Si quieres puedes conseguir la tuya aquí.

 

 

6. Plaza Navona

Visita la Piazza Navona, una de las mas famosas de la ciudad y que ha salido en numerosas películas. Podrás pasear por este antiguo circo romano y disfrutar de la increíble fuente que encontraras justo en el centro.

Esta fuente seguro que te suena, salió en La Dolce Vitta y más recientemente en Ángeles y Demonios. Se trata de la fuente de los cuatro ríos, de Bernini donde aparecen los ríos más importantes de la época: Nilo, Ganges, Danubio y el río de la Plata representados por diferentes personajes y animales. ¿Serás capaz de identificar a cada uno de ellos?

 

 

En la plaza hay dos fuentes más: La fuente de Neptuno y la del Moro.

Y además esta plaza tiene una forma peculiar, ¿te has dado cuenta? Y es que en origen fue un antiguo estadio, mas concretamente el Estadio de Domiciano y hoy en día en el subsuelo podemos ver algunos restos de lo que fue. Para ello tendremos que ir por la parte trasera, Via di Tor Sanguigna y ahí encontraremos la entrada. Esto tampoco es gratis, pero quizás te apetezca este plan diferente para conocer los secretos de este estadio. El precio de la entrada son 9€. Puedes comprarlo desde aquí.

 

COMPRA AQUÍ TU ENTRADA PARA VISITAR EN ANTIGUO ESTADIO DE DOMICIANO

 

Justo al lado de la entrada a los restos del Estadio Domiciano podrás ver una curiosa librería con objetos que a todos los amantes de los viajes nos van a llamar mucho la atención. No puedes perdértelo.

Para llegar a la Plaza Navona, lo más proable es que vayas caminando desde otro punto de la ciudad mientras paseas, no hay líneas de metro por la zona, asi que podrás usar otro transporte publico si quieres.

Una buena idea para poder visitar todos los monumentos importantes donde no llega el metro es con uno de los autobuses turísticos de la ciudad. Aquí te dejo información por si te apetece subirte a bordo de uno de estos buses. Además comprando el ticket, podrás usar los autobuses de las 3 principales compañías que operan en la ciudad: City Sightseeing Rome, como a los de Big Bus y Vatican&Rome Open Bus. Podrás coger un ticket valido para 24, 48 o 72h.

 

 

 

7. Plaza de España

Esta famosa plaza lo es por sus escaleras y es otro de esos lugares que no puedes perderte.

El nombre de la plaza se da debido a que allí estaba situada la embajada española ante la Santa Sede y ha sido desde hace años un punto de encuentro tanto entre los propios romanos como los turistas.

Pero ojo, en esta plaza hay muchas escaleras, ¿verdad? no caigas en la trampa de sentarte, rápidamente llegara un policía y te podrá multar por ello. Así que disfruta de la plaza sin sentarte.

En la misma plaza encontrarás una fuente (que raro en Roma ver fuentes, ¿verdad?) con forma de barca, se trata de la Fontana della Barcaccia, diseñada por Gian Lorenzo Bernini y su hijo Pietro.

Para llegar a la Plaza de España,  puedes usar el transporte publico, en ese caso puedes coger la línea de metro A (roja) y bajarte en la parada Spagna, que te deja junto a la iglesia que esta en la parte superior de las escaleras;  aunque si quieres llegar a la zona baja de las escaleras, puedes bajarte en la parada anterior e ir caminando por la via del Tritone y después gires a la derecha por la Via dei Due Macelli, de esta manera llegarás a la parte de la fuente bajo las escaleras.

 

8. Villa Borghese

Ubicada en el centro de Roma, la Villa Borghese es un extenso parque público que ofrece una combinación única de arte, historia y naturaleza. Este oasis verde, que abarca unas 80 hectáreas, es un punto perfecto para evadirte del del ruido de la ciudad.

Dentro del parque, encontrarás la Galería Borghese, una joya artística que alberga una impresionante colección de esculturas y pinturas de maestros como Bernini, Caravaggio, Rafael y Tiziano. Las obras maestras expuestas en esta galería hacen de la visita una experiencia cultural inolvidable.

El parque cuenta con un bonito lago donde puedes alquilar barcas para disfrutar de un paseo tranquilo. Este rincón es perfecto para relajarse y disfrutar de la belleza natural del lugar.

Puedes perderte y caminar por los senderos sombreados y los jardines donde encontrar rincones con estatuas antiguas y alguna sorpresa más.

Desde diferentes puntos de la Villa Borghese, puedes disfrutar de impresionantes vistas panorámicas de Roma. Las terrazas ofrecen una perspectiva única de la ciudad, con sus cúpulas y campanarios.

Y lo mejor de todo, este lugar es gratis.

Para llegar a la Villa Borguese y sus jardines,  puedes usar el transporte publico, en ese caso puedes coger la línea de metro A (roja) y bajarte en la parada Barberini, aunque tendrás que llegar caminando ya que no te deja junto a este lugar. Te recomiendo que vayas por la Via Vittorio Veneto y entrarás por la Porta Pinciana.

Tambien puedes bajarte en la siguiente parada de metro, Flaminio; podrás subir por la Terraza del Pincio y de ahí llegar a los jardines.

 

9. Via Apia

La Via Appia Antica es una antigua carretera romana que conecta Roma con el sur de Italia. Construida en el año 312 a.C., esta vía histórica ha desafiado el paso del tiempo y se mantiene como un fascinante testimonio de la ingeniería romana y la importancia de las conexiones viales en la antigüedad. Al explorar la Via Appia, te sumergirás en la grandeza de la Roma antigua y descubrirás maravillas arqueológicas a lo largo de su trayecto.

A lo largo de la Via Appia, encontrarás un impresionante conjunto de tumbas y mausoleos que revelan la fascinante tradición funeraria romana. Entre ellas se destaca la Tumba de Cecilia Metella, un monumento imponente que ha observado la historia pasar a su alrededor durante más de dos milenios.

Tambien, podrás contemplar el Acueducto de los Claudio, una maravilla de la ingeniería romana que transportaba agua a la ciudad. Sus arcos imponentes añaden una dimensión adicional a la experiencia visual y te transportan al esplendor técnico de la antigua Roma.

A medida que avanzas por la Via Appia, encontrarás iglesias y catacumbas que atestiguan la influencia del cristianismo en la región. Explorar estas estructuras te permitirá descubrir la transición de la Roma pagana a la cristiana.

Además puedes realizar este paseo caminando o alquilar una bicicleta, una experiencia diferente para conocer el pasado de esta ciudad.

Para llegar a la Via Apia puedes ir caminando fácilmente desde el Coliseo o el Circo Massimo, aunque depende de donde esté tu alojamiento quizás quieras usar el transporte publico, en ese caso puedes coger la línea de metro B (azul) y bajarte en la parada Circo Massimo. De ahí tendrás que dirigirte en dirección Las Termas de Caracalla, unas de las más importantes de la ciudad (y famosas), luego sigue recto por Via di Porta San Sebastiano donde podrás disfrutar de la tranquilidad de la ciudad a tan solo unos pasos del bullicioso centro. Tras cruzar el arco de la muralla Aureliana de frente comienza la Via Apia Antica, disfruta del paseo.

 

10. Largo di Torre Argentina

Largo di Torre Argentina, podría parecer una simple plaza rectangular con restos arqueológicos ubicada en el corazón de Roma, pero es mucho más que un simple cruce de caminos.

Este sitio histórico alberga las intrigantes ruinas de cuatro templos romanos y ha ganado notoriedad por ser un refugio para gatos callejeros. Al explorar Largo di Torre Argentina, te sumergirás en la historia antigua de Roma y serás testigo de la encantadora convivencia entre el pasado y la vida moderna.

 

 

Las ruinas en Largo di Torre Argentina datan de la época republicana romana y son el hogar de cuatro templos, los cuales incluyen el Teatro de Pompeyo, donde se cree que Julio César fue asesinado en el año 44 a.C. Pasear por las ruinas es un viaje fascinante al pasado, con columnas y estructuras que revelan la grandeza arquitectónica de la antigua Roma.

Para llegar a Largo di Torre Argentina, lo más probable es que vayas caminando desde otro punto de la ciudad mientras paseas, no hay líneas de metro por la zona, así que podrás usar otro transporte publico si quieres. Si haces uso de los autobuses turísticos, te dejarán en la Plaza Venecia (Monumento a Víctor Manuel) y esta zona queda muy cerca caminando.

 

 

11. Piazza del Popolo

La Piazza del Popolo, traducida como «Plaza del Pueblo», es una de las plazas más emblemáticas de Roma y sirve como majestuosa entrada a la ciudad. Con su arquitectura grandiosa, fuentes imponentes y conexiones históricas, esta plaza ha sido testigo de la evolución de la Ciudad Eterna a lo largo de los siglos.

La Piazza del Popolo es conocida por su diseño simétrico y expansivo, que está flanqueado por tres calles principales: Via del Corso, Via del Babuino y Via di Ripetta. Estas calles, a menudo llenas de tiendas elegantes y boutiques, se extienden desde la plaza como brazos abiertos, invitándote a explorar la ciudad.

 

 

En el centro de la plaza se encuentra el Obelisco Flaminio, un antiguo obelisco egipcio que se erige majestuosamente. Este obelisco fue traído desde Heliópolis durante el reinado del emperador Augusto y ahora se alza como un punto focal impresionante en la Piazza del Popolo.

La entrada norte de la plaza está marcada por la Porta del Popolo, una antigua puerta de la muralla que rodeaba la ciudad. La puerta está adornada con esculturas y relieves, y su diseño refleja la riqueza artística de la Roma renacentista.

A cada lado de la plaza se encuentran dos iglesias gemelas, Santa Maria dei Miracoli y Santa Maria in Montesanto, que enmarcan la entrada sur. Estas iglesias barrocas aportan una elegancia arquitectónica única a la Piazza del Popolo. No te olvides de entrar al otro lado de la plaza en otra iglesia, Santa María del Popolo, si te gustan los libros de Dan Brown (Ángeles y demonios), esta iglesia aparece en el libro y en la película. ¿Recuerdas la escena?

Subir las escaleras que llevan a las terrazas panorámicas en cada extremo de la Piazza del Popolo te recompensará con impresionantes vistas de la ciudad. Desde aquí, puedes disfrutar de un paisaje que abarca desde el Pincio hasta la cúpula de San Pedro.

Para llegar a la Piazza del Popolo puedes ir caminando desde el la Plaza España dando un agradable paseo o tambien puedes usar el metro,en ese caso puedes coger la línea de metro A (roja) y bajarte en la parada Flaminio. Te dejará justo enfrente de la Puerta del Popolo, que da acceso a la plaza. 

 

12. Iglesias

Roma emana arte y belleza por todos sus rincones, pero es que además cuenta con numerosas iglesias, muchos dicen que más de 900; pero tranquilo, no tienes que entrar en todas. Te dejo aquí algunas de las más interesantes:

San Pietro in Vincoli.

Una de las iglesias imperdibles es esta, por fuera puede parecer una iglesia más sin importancia, pero su interior seguro que te llama la atención y te sonará por albergar una de las obras más importantes del Renacimiento.

Y es que al entrar puede que no te des cuenta, pero según avanzas, veras que todo el mundo se congrega al final de la iglesia a mano derecha, ¿Qué estarán mirando? Pues bien se trata de la Tumba de Julio II, ¿ni idea, no? y si te digo que aquí esta el Moisés de Miguel Ángel, ¿ahora si?.

 

 

Pues así es, esta maravillosa obra escultórica se encuentra en esta pequeña iglesia y lo puedes visitar de forma gratuita. Párate el tiempo necesario para admirar la obra. Es increíble la cantidad de detalles de todo el conjunto pero sobre todo del Moisés y no, lo que tiene en la cabeza no son cuernos sino rayos de luz.

Además en esta iglesia están las cadenas de San Pedro, en la parte central junto al altar podrás verlas. Estas son las cadenas que supuestamente llevo San Pedro mientras permanecía encadenado en Jerusalén, de ahí el nombre de la iglesia, ¿curioso, no?

Para llegar a San Pietro in Vincoli puedes ir caminando desde el Coliseo dando un agradable paseo o tambien puedes usar el metro, en ese caso puedes coger la línea de metro B (azul) y bajarte en la parada Cavour, aunque ya te aviso que te esperan unas cuantas escaleras hasta llegar a la iglesia. Pero merecerá la pena, ya lo verás.

 

Santa Maria della Vittoria

Al igual que la anterior, su exterior no destaca en absoluto, podría pasar como una iglesia normal y corriente, pero en su interior alberga un gran secreto.

Y es que, esta pequeña iglesia tiene en uno de sus laterales una gran obra. Según entras vete despacio por el lado derecho y al llegar al final de la iglesia mira al lado izquierdo y lo verás: el Éxtasis de Santa Teresa, realizado por Bernini.

Y es que la obra es muy bonita y seguro no pasa desapercibida; su expresividad y todo el conjunto hacen que merezca la pena acercarse hasta aquí para verlo.

Si sois fans de visitar lugares de rodaje de películas, aquí tambien se rodo Ángeles y demonios, de la que hablamos un poco más arriba y nos acompañara en nuestra visita a la ciudad ya que toda ella transcurre en la misma.

 

 

Para llegar a Santa Maria della Vittoria puedes ir caminando desde la estación de Termini dando un agradable paseo o tambien puedes usar el metro dependiendo de donde estes, en este caso tendrás que coger la línea A (roja) y bajarte en Repubblica. Simplemente sigue la calle Via Vittorio Emanuele Orlando y tras pasar una increíble fuente (Fontana del Mosè)  que dejarás a mano derecha, encontrarás la iglesia.

 

Santo Stefano Rotondo

Esta iglesia llamara tu atención por un aspecto muy simple: su forma… ¡Es redonda!

Además dicen que es la iglesia mas antigua de la ciudad, construida en el siglo V, esta iglesia ha experimentado varias renovaciones a lo largo de los años y se destaca como un ejemplo destacado de la arquitectura y el arte romanos tempranos.

Lo más distintivo de Santo Stefano Rotondo es su diseño circular, que era raro en la arquitectura eclesiástica de la época en que se construyó. Este diseño circular simboliza la eternidad y la perfección divina. La iglesia está coronada por una cúpula que añade grandiosidad a su estructura.

El interior de la iglesia está decorado con impresionantes frescos medievales que representan escenas bíblicas y narrativas cristianas de diferentes martirios.

Se encuentra en el Monte Celio, una de las siete colinas de Roma, y ofrece vistas panorámicas de la ciudad. Su ubicación estratégica hace que sea un destino atractivo tanto para los amantes de la historia como para aquellos que buscan una perspectiva única de Roma.

Durante los trabajos de restauración, empezados en la mitad de los años 90, en los subterráneos de la iglesia emergieron los restos de los Castra Peregrinorum (cuarteles militares) y un Mitreo (altar donde se adoraba al dios).

Para llegar a la iglesia Santo Stefano Rotondo, puedes ir caminando fácilmente desde el Coliseo o el Circo Massimo, aunque depende de donde estés quizás quieras usar el transporte publico, en ese caso puedes coger la línea de metro B (azul) y bajarte en la parada Circo Massimo o Colisseo. Desde el Coliseo (parte trasera) busca la Via Claudia y llegarás fácilmente a tu destino.

 

San Pietro in Montorio.

Otra iglesia que no destaca en nada cuando la ves por fuera, pero que una vez más te sorprenderá su interior.

Situada en la colina del Janículo (una de las 7 colinas de Roma), esta iglesia fue erigida en el siglo IX en el sitio donde se supone que se crucificó San Pedro; se reconstruyó a finales del siglo XV.

En 1849, con el asedio de Roma por parte de las fuerzas francesas de Napoleón III, la iglesia sufrió daños considerables y fue utilizada como hospital (los romanos la rebautizaron con el nombre de «San Pietro in mortorio» (mortalidad).

Pero lo que la hace famosa entre los frikis del arte es el Templete de Bramante situado en uno de los claustros. El Templo fue realizado por Donato Bramante, supuestamente entre 1502 y 1509, por más que la edificación fuese un encargo de la familia real de España al cumplir la promesa para el nacimiento de su primogénito Juan, fallecido prematuramente en 1497.

Para llegar a San Pietro in Montorio, lo más probable es que vayas caminando ya que se encuentra en el animado barrio de Trastevere y por la zona no pasa ninguna de las líneas de metro de la ciudad.

 

Iglesia de San Ignacio

Esta iglesia es conocida por los frescos de sus techos pero sobre todo por su falsa cupula. Cuando entres y lo veas entenderás por que.

Cuando miras el techo de esta iglesia, puedes hacerlo a través de un espejo colocado bajo este estratégicamente, te das cuenta de que es inmenso y esta lleno de detalles; si sigues desplazando la vista hacia adelante podrás ver la cupula, o al menos lo que parece ser una… Pero nada mas lejos de la realidad, esa cupula no existe, se trata de un efecto óptico que se va desvaneciendo según te acercas a la misma y te das cuenta de que como jugando con la perspectiva han logrado este singular efecto, ¿no es muy curioso?.

 

 

Esta iglesia es de estilo Barroco y verás que tiene frescos y un montón de decoración por todas partes. Así que no olvides de incluirla en tu visita.

Para llegar a la iglesia de San Ignacio de Loyola, lo más probable es que vayas caminando ya que se encuentra a muy pocos pasos del Panteón. Si coges uno de los autobuses turísticos de la ciudad, podrás bajarte en el Monumento a Víctor Manel (en Plaza Venecia) y llegarás caminando en unos 10 minutos por la famosa via del Corso (donde se ubican la mayoría de marcas de ropa).

 

 

Iglesia de Santa María Magdalena

A poca distancia del Panteón encontramos esta curiosa iglesia. Por fuera puede destacar por su arquitectura, tanto es así que en la época las formas no gustaron demasiado y la llamaron «iglesia de azúcar».

Esta iglesia es también bien conocida gracias a un milagro ligado a una figura de madera policromada de María Magdalena del siglo XV: con motivo de la terrible crecida del Tíber, ocurrida el 24 de diciembre de 1598, la escultura flotó desde una capilla lateral hasta el altar mayor, donde se posó a salvo. En el aniversario de la muerte de San Camilo, los romanos se dirigían a este lugar hasta finales del siglo XIX y bebían un agua bendita especial que contenía una pequeña cantidad de tierra de la tumba del santo, un antídoto eficaz para combatir todos los peligros.

Cuando entres en ella no te olvides de mirar arriba.

Para llegar a la iglesia de Santa María Magdalena, lo más probable es que vayas caminando ya que se encuentra a muy pocos pasos del Panteón. Si coges uno de los autobuses turísticos de la ciudad, podrás bajarte en el Monumento a Víctor Manel (en Plaza Venecia) y llegarás caminando en unos 10 minutos por la famosa via del Corso (donde se ubican la mayoría de marcas de ropa).

 

 

San Juan de Letrán

Definida como “la Madre de todas las iglesias del mundo”, la Basílica de San Juan de Letrán representa el nexo de unión entre la época pagana y la cristiana. La construcción original estuvo destinada a edificio para reuniones públicas y la administración de la justicia, pero con la llegada del cristianismo se transformó en un majestuoso templo capaz de acoger a numerosos feligreses.

La Basílica surge encima de la basílica original erigida por Constantino alrededor del año 314, en los terrenos de propiedad de la noble familia de los Letranos, de la que toma nombre el área.

Podría decirse que esta iglesia es la Catedral de Roma.

La iglesia guarda reliquias significativas, incluyendo la mesa de altar que, según la tradición, fue utilizada por San Pedro en la primitiva basílica cristiana.

Para llegar a la iglesia San Juan de Letrán, puedes ir caminando fácilmente desde el Coliseo, aunque es un buen paseo, lo mejor es que utilices el transporte publico, en ese caso puedes coger la línea de metro A (roja) y bajarte en la parada San Giovanni.

 

Santa Maria Maggiore

La Basílica de Santa María la Mayor, una de las cuatro basílicas papales de Roma, se encuentra en la cima de la colina Esquilina y es la única que ha conservado la primitiva estructura cristiana de los orígenes, aunque enriquecida con añadiduras posteriores.

La leyenda nos cuenta que el rico patricio romano Giovanni y su esposa, al no tener hijos, decidieron dedicar una iglesia a la Virgen María, que se les apareció en un sueño una noche en agosto de 352 d.C. En el sueño, Nuestra Señora les informó que un milagro les indicaría el lugar donde construir la iglesia.

El Papa Liberio también tuvo el mismo sueño y, al día siguiente, yendo al Esquilino, lo encontró cubierto de nieve. El Papa mismo trazó el perímetro del edificio y la iglesia fue construida a expensas de los dos cónyuges.

Todavía hoy, cada año, el 5 de agosto, el milagro de la nieve se conmemora con una celebración especial durante la cual, desde la parte superior de la basílica, se liberan pétalos blancos en el aire que producen un efecto realmente sugerente y que no debe perderse.

En la basílica se encuentra el primer belén inanimado de la historia, el Nacimiento de Arnolfo di Cambio.

El techo se remonta a la época de Alejandro VI Borja (1492-1503) y, según la tradición, fue dorado con el primer cargamento de oro americano regalo de Isabel de España. Menudos eran los Borgia.

El interior de Santa Maria Maggiore está adornado con impresionantes mosaicos medievales que narran escenas bíblicas y eventos históricos. Estos mosaicos son testimonios artísticos y religiosos que han resistido el paso del tiempo.

La basílica guarda importantes reliquias, incluyendo una sección de la madera de la Santa Cuna, que se dice que proviene del pesebre de Belén.

Además hace muy poco el Papa Francisco ha comunicado su intención de ser enterrado en esta basílica y no en el Vaticano como sus predecesores.

Para llegar a la iglesia Santa Maria Maggiore, puedes ir caminando fácilmente desde la estación de Termini. Para llegar a esta desde otros puntos de la ciudad, puedes coger el metro, parada Termini y vale cualquiera de las 2 líneas principales, tanto la A (roja) como la B (azul) te dejan ahí, llegarás facilmente a través de Via Cavour.

 

Iglesia del Jesús

Una de las iglesias que más te sorprenderán, es más ¡te explotará la cabeza al ver su interior!

Como la mayoría de iglesias de Roma, sorprende el interior de sus iglesias (acuérdate de mirar el techo). Pero es que esta además tiene otra cosa que la hace única y especial.

Destaca la Capilla de san Ignacio, dedicada a este santo y donde encontramos su tumba y un relicario (cráneo incluido), además en la misma iglesia se pueden ver las habitaciones que ocupo este hasta su muerte. Pero no nos vayamos por las ramas, porque es en esta capilla donde sucede un fenómeno a diario, y es que, a media tarde un mecanismo se mueve y tras una pintura aparece la figura del santo así como por arte de magia en un mecanismo que llaman la «maquina barroca«, sin duda algo que tienes que ver.

Para llegar a la iglesia del Gesú, lo más probable es que vayas caminando ya que se encuentra a muy pocos pasos del Monumento a Vittorio Emmanuel II. Si coges uno de los autobuses turísticos de la ciudad, podrás bajarte allí mismo (en Plaza Venecia) y llegarás caminando en unos 5 minutos por la Via del Plesbicito o la Via d´Aracoeli.

 

 

 

 

Basílica de Sant’Andrea delle Fratte

La basílica tiene sus raíces en el siglo XVII, pero experimentó una extensa reconstrucción en el siglo XIX.

La basílica es conocida por la Capilla de las Apariciones, donde la Virgen María se dice que se apareció a Alfonso Ratisbonne en 1842, llevándolo a convertirse al catolicismo.

En el interior se conservan dos esculturas de Bernini: los ángeles que esculpió para el Puente de Sant’Angelo y que el pontífice quiso proteger de los daños del tiempo. Representan «el ángel con la corona de espinas» y «el ángel con el pergamino», símbolos evidentes de la Pasión.

La basílica tiene una conexión histórica con la familia Bonaparte. En ella, se encuentra la tumba de Letizia Ramolino, madre de Napoleón Bonaparte, lo que añade un elemento histórico a su atractivo.

Para llegar a la iglesia Sant’Andrea delle Fratte, puedes ir caminando fácilmente desdela Plaza de España. Y como sabes para llegar allí tienes el metro línea A (roja).

 

Iglesia Sagrado Corazón del Sufragio

Cuando la veas por fuera quizás te resulte familiar y es que se dice que es como el pequeño duomo de Milán.

En el lugar donde está situada la iglesia actual, existió a finales del siglo XIX una pequeña capilla consagrada a la Virgen del Rosario, pero que fue devastada durante un incendio ocurrido en 1897. La tradición narra que el retablo del altar se salvó no sólo del fuego, y que el sacerdote y un gran número de fieles reconocieron entre las flamas un rostro afligido, considerado como el de un alma del purgatorio, y que quedó grabado misteriosamente en la pared.

Ese enigmático fenómeno motivó también el surgimiento de la singular colección custodiada en una sala anexa a la sacristía, el pequeño Museo delle Anime del Purgatorio. Es una colección de extraordinarias huellas, con pruebas originales o fotográficas, así como manifestaciones y símbolos muy variados recopilados por el religioso, que optó por viajar por el continente europeo intentando descubrir indicios acerca de la vida eterna de los difuntos y los contactos con sus parientes en vida.

Para llegar a la Iglesia Sagrado Corazón del Sufragio, lo más probable es que vayas caminando ya que se encuentra a muy pocos pasos del Castillo de Sant´Angelo; tambien está al otro lado del rio Tíber el Museo del Ara Pacis y el Mausoleo de Augusto. Por esta zona no hay líneas de metro, así que toca caminar o usar el autobús.

Si utilizas el autobús turístico, podrás bajarte justo antes del Puente de Sant´Angelo y desde ahí llegar caminando a esta iglesia.

 

 

Santa Maria Sopra Minerva

Fundada en el siglo VII sobre los restos de un templo probablemente dedicado a Minerva Calcidica, la Basílica de Santa María sobre Minerva fue reconstruida en forma gótica en el siglo XIII.

En el Renacimiento la fachada se reorganizó y se realizaron importantes obras internas. En el lado derecho de la fachada hay algunas placas que recuerdan las inundaciones del Tíber de 1598 a 1870.

 

Pero lo que destaca de esta iglesia es la estatua del Cristo resucitado, de Miguel Ángel junto al altar.

La plaza donde se ubica, la Piazza della Minerva está adornada en el centro por un obelisco egipcio del siglo VI a. C. originario del cercano Iseo Campense, y para el cual Bernini diseñó la elegante base con el elefante, llamado «Pulcino de la Minerva» por su tamaño.

Para llegar a la iglesia de Santa María Sopra Minerva, lo más probable es que vayas caminando ya que se encuentra a muy pocos pasos del Panteón. Si coges uno de los autobuses turísticos de la ciudad, podrás bajarte en el Monumento a Víctor Manuel (en Plaza Venecia) y llegarás caminando en unos 10 minutos por la famosa Via del Corso (donde se ubican la mayoría de marcas de ropa).

 

Basílica de Sant’Andrea della Valle

En su interior, la planta de la iglesia adopta la forma de una cruz latina, y su amplia nave está acompañada por ocho altas capillas que resaltan el movimiento del edificio en su verticalidad. De entre ellas, destaca la Capilla Barberini, denominada también «Capilla Tosca», ya que parte del escenario de la ópera de Puccini se desarrolla en este espacio.

Su hermosa cúpula, concebida por Maderno e inagurada el 6 de noviembre de 1622, sólo es inferior en volumen y altura a la de San Pedro. Muy refinados son los capiteles de la linterna de la cúpula, con ángeles dispuestos en espiral: en ella colaboró el entonces joven Francesco Borromini, convocado unos años antes en Roma por su tío Carlo Maderno con el fin de trabajar en las construcciones de San Pedro.

La parte interior de la cúpula está revestida de estupendos frescos que son una obra maestra del ilusionismo barroco que hace entrar en la iglesia el firmamento.

 

Para llegar a la Basílica de Sant’Andrea della Valle, lo más probable es que vayas caminando ya que se encuentra a muy pocos pasos del Monumento a Vittorio Emmanuel II. Si coges uno de los autobuses turísticos de la ciudad, podrás bajarte allí mismo (en Plaza Venecia) y llegarás caminando en unos 5 minutos por la Via del Plesbicito o la Via d´Aracoeli. Por el camino hasta llegar dejarás atrás la iglesia del Jesús y el Largo di Torre Argentina, así que aprovecha para verlo todo.

 

 

13. Puente Sant Ángelo

Este famoso puente conecta la ciudad de Roma con el Castillo de Sant Angelo.

El puente fue originalmente construido por el emperador romano Adriano en el año 134 d.C. para proporcionar un paso directo desde el centro de Roma hacia su recién construido mausoleo, que más tarde se convirtió en el Castel Sant’Angelo.

El puente es conocido por sus hermosas estatuas barrocas de ángeles, que fueron añadidas en el siglo XVII. Las estatuas, diseñadas por Gian Lorenzo Bernini y sus alumnos, representan ángeles llevando instrumentos de la Pasión.

Hoy en día, Ponte Sant’Angelo es una atracción turística popular, que atrae a visitantes que desean admirar su arquitectura, disfrutar de las vistas y explorar el histórico Castel Sant’Angelo.

Si quieres visitar este castillo, tendrás que pagar su entrada que son 13€. Puedes comprarla desde aquí y evitar las colas de acceso. Algunos dicen que desde su terraza están las mejores vistas de Roma.

COMPRA AQUÍ TU ENTRADA PARA EL CASTILLO DE SANT ANGELO

 

Para llegar a este famoso Puente de Sant´Angelo, puedes ir caminando fácilmente desde el Vaticano, es un agradable paseo. Aunque puedes hacer uso del metro, que tambien esta un poco alejado del lugar, puedes coger la línea de metro A (roja) y bajarte en Lepanto.

Y si usas uno de los autobuses turísticos de la ciudad, te dejarán ahí mismo ya que es una de las paradas de las rutas; más facil imposible.

 

14. Teatro Marcelo

El Teatro Marcello fue construido en el siglo I a.C. por el emperador Augusto y completado por su sucesor, el emperador Marco Emilio Lépido Marcelo, quien le dio su nombre. Se cree que fue diseñado para albergar eventos culturales y representaciones teatrales.

El teatro tiene una estructura semicircular y se asemeja al Coliseo en algunos aspectos. Originalmente, podía albergar a miles de espectadores. A lo largo de los siglos, ha experimentado modificaciones y reutilizaciones para diferentes propósitos.

Durante la Edad Media, partes del teatro fueron convertidas en fortificaciones y viviendas. A pesar de estas modificaciones, gran parte de la estructura original aún se conserva.

A día de hoy, el Teatro Marcello sigue siendo un sitio arqueológico importante y un monumento histórico en Roma. Se ha llevado a cabo una restauración significativa para preservar y mostrar su arquitectura antigua.

Para llegar al Teatro Marcelo, lo más probable es que vayas caminando ya que se encuentra a muy pocos pasos del Monumento a Vittorio Emmanuel II. Si coges uno de los autobuses turísticos de la ciudad, podrás bajarte allí mismo (en Plaza Venecia) y llegarás caminando en unos 5 minutos en dirección parte izquierda del monumento y por la calle que lleva el nombre Teatro di Marcelo.

 

 

15. Circo Máximo

El Circo Máximo puede ser considerado como uno de los edificios más grandes de la historia, dedicado a eventos populares, especialmente a las emocionantes carreras de carros, que eran altamente valoradas por los antiguos romanos (recordad la película Ben-Hur).

Según la tradición, se atribuye su fundación al rey Tarquinio Prisco, pero fue solo durante el tiempo de Julio César que se construyó un auténtico circo utilizando materiales como ladrillo y piedra.

A lo largo de los siglos, el circo experimentó diversas modificaciones, entre las cuales se destaca la instalación de un colosal obelisco traído a Roma por Constantino II en el año 357 d.C., que hoy en día se encuentra en Letrán.

Según la leyenda, en este lugar ocurrió el famoso «Rapto de las Sabinas».

El Circo Máximo estuvo en funcionamiento hasta las primeras décadas del siglo VI. Posteriormente, fue utilizado como tierra de cultivo y, más tarde, a partir del siglo XIX, tuvo diversos usos como cementerio judío, almacén de gas, y sus espacios subterráneos se utilizaron como negocios de artesanías y pequeñas viviendas.

Las excavaciones arqueológicas, completadas en 2016, han contribuido significativamente al conocimiento del monumento, ofreciendo una comprensión más completa de su historia.

Al seguir el antiguo pavimento, los visitantes del área arqueológica pueden explorar las galerías que conducen a la cavea, donde se encontraban tiendas, antiguas posadas y pequeñas oficinas.

El proyecto de revitalización del área también afectó a la torre medieval conocida como Torre della Moletta, construida en el siglo XII y utilizada como edificio de control. Una escalera interna permite acceder al piso superior, desde donde se puede apreciar completamente la magnitud del Circo Máximo y obtener una de las mejores vistas de la zona arqueológica.

Además para los que quieran sumergirse un poco más en la historia del Circo Massimo y saber como fue cuando albergaba esos espectaculos, se ofrece una experiencia inmersiva: Circo Máximo Experience, un itinerario inmersivo a pie dividido en 8 paradas, con una duración aproximada de 40 minutos. Es posible recorrer la historia del Circo Máximo en todas sus fases históricas, desde la primera y sencilla construcción de madera hasta el esplendor de la época imperial, desde la Edad Media hasta las primeras décadas del siglo XX.

El precio de esta experiencia inmersiva es de 13€. Puedes comprar tu entrada aquí.

Te dejo un video para que veas en que consiste esta experiencia inmersiva:.

 

COMPRA AQUÍ TU ENTRADA PARA CIRCO MAXIMO EXPERIENCE

Para llegar al Circo Massimo, puedes ir caminando fácilmente desde el Coliseo, es un agradable paseo. Aunque puedes hacer uso del metro, En este caso la línea B (azul) te dejará allí mismo (la parada lleva su nombre así que no hay perdida).

 

16. Plaza Venecia

La Plaza Venecia se extiende entre Via del Corso y Via Dei Fori Imperiali y su configuración actual es el resultado de diversas reconstrucciones llevadas a cabo entre los siglos XIX y XX, con el propósito de erigir el monumento en honor de Vittorio Emanuele II.

Conocida como Altare della Patria, la construcción inició en 1885 y fue finalizada en 1911. Su estructura arquitectónica representa una ruta ascendente ideal, con escaleras y terrazas adornadas con esculturas y bajorrelieves, que culminan en un gran pórtico columnado dominado por cuadrigas de bronce, simbolizando la Unidad de la Patria y la Libertad. En la cripta se encuentra sepultado el cuerpo del Milite Ignoto (soldado desconocido) desde 1921.

La plaza toma su nombre del palacio construido por el cardenal Pietro Balbo en el siglo XV. En 1931, Pio IV donó el edificio a la República de Venecia, convirtiéndolo en su embajada, por lo que se le conoce como Palacio Venecia.

 

 

Entre 1929 y 1943, Palacio Venecia fue la sede del Jefe del Gobierno y del Gran Consejo del Fascismo, y desde su «balcón histórico», Mussolini pronunció discursos célebres. ¿Sabías que aquí Mussolini tenía uno de sus búnkeres? Hay otros 2 en la ciudad.

En su interior, albergando el Instituto Nacional de Arqueología e Historia del Arte, se encuentra el Museo Nacional de Palacio Venecia, que exhibe obras de diversas épocas. Además del Palacio Venecia, se encuentra el Palacio Bonaparte, que ocupa la posición original de la plaza y fue el hogar de Letizia Ramolino, madre de Napoleón, desde 1818 hasta su fallecimiento.

Se puede subir a la terraza superior, pero esto ya no es gratis sino que tendrás que pagar 15€ y además te dará acceso a los museos. Dicen que es una de las vistas más bonitas de la ciudad. Puedes comprar aquí tu entrada.

COMPRA AQUÍ TU ENTRADA PARA SUBIR A LA TERRAZA DEL MONUMENTO

 

17. Miradores

Si de algo puede presumir la ciudad de Roma es de sus innumerables miradores, algunos de ellos de pago, otros gratuitos. Y es que Roma fue erigida junto a 7 colinas, así que vamos a descubrir los mejores lugares para ver todo Roma.

Gianicolo o colína del Janículo.

El paseo del Janículo, desde el cual se puede disfrutar de una de las vistas más espectaculares del centro histórico de Roma, consta de dos grandes avenidas arboladas por plátanos que bordean la Villa Aurelia y se juntan en la plaza Garibaldi. La ruta continúa por un único camino que desciende en curvas pronunciadas hacia la iglesia de Sant’Onofrio, del siglo XV, a lo largo de una prolongación de la Passeggiata que se construyó en 1939.

La zona, escenario de los heroicos acontecimientos de la lucha por la República Romana en 1849, fue transformada en 1883 por las nuevas instituciones italianas en un paseo público y dedicada a la memoria en Defensa de Roma.

Desde 1904, bajo el Belvedere del Janículo, todos los días a las doce en punto, tres soldados cargan un obús de fogueo y realizan un tiro. La tradición del disparo de cañón se remonta a Pío IX quien, para evitar confusiones de horario, instituyó este servicio en 1846. Antes de llegar al Janículo, el cañón disparó desde las torres de Castel Sant’Angelo y luego desde Monte Mario.

Así que si puedes acércate a ver como hacen el disparo del cañón, sin duda algo muy curioso, ¿no crees? Y si estas por roma y oyes un disparo, no te asustes, proviene del cañón del Janículo.

 

Colina Pincio

El paseo Pincio se construyó en la colina homónima, donde en la época romana había muchos jardines.

Desde el mirador tiene vistas la inmensa Piazza del Popolo, hacia la cual se mira un gigantesco teatro lleno de vida, y mirando hacia arriba, más allá de la balaustrada que se extiende la ciudad: en el horizonte domina la majestuosa cúpula de San Pietro, Monte Mario se destaca a la derecha, el Quirinale a la izquierda; en la distancia, en la parte mas alta está la colina Janículo.

Moviendose hacia la Piazza di Spagna, la visita continúa con las terrazas panorámicas frente a Villa Medici, donde se encuentra la fuente de la copa conocida como «Vasca del Pincio».

Se puede acceder al paseo de Pincio a travès las rampas que se elevan desde la Piazza del Popolo, desde el Viale di Villa Medici que lo conecta con la Iglesia y los pasos de Trinità dei Monti, desde Viale delle Magnolie y desde el paso elevado en el Muro Torto que enlaza desde 1908 a Villa Borghese.

Para llegar a la Colinia Pincio  puedes ir caminando desde el la Plaza España dando un agradable paseo o tambien puedes usar el metro, en ese caso puedes coger la línea de metro A (roja) y bajarte en la parada Flaminio. Te dejará justo enfrente de la Puerta del Popolo, que da acceso a la plaza y de ahí subir las escaleras hasta donde se encuentra esta colina.

 

Belvedere di Via Piccolomini

Se trata de uno de los escenarios perfectos para ver el Vaticano en todo su esplendor.

Y es que aquí encontramos un fenómeno óptico muy curioso y fotografiado. Cuanto más te alejas del Belvedere, más grande parece la cupula de San Pedro y cuanto más te acercas, más se aleja la cúpula; curioso, ¿no crees?

Este efecto se debe a la posición de la calle, que finaliza con la cima de la Basílica de San Pedro justo en su centro. A sus lados, los edificios forman un estrecho pasillo, concentrando así la vista en el final, en la cúpula, que toma un tamaño mayor por su perspectiva.

Te dejo un video donde puedes ver este efecto óptico:

 

Llegar hasta aquí no será facil, más que nada porque las paradas de transporte publico están alejadas de este lugar. Aunque hay autobuses que si pasan, por ejemplo el 982 puedes cogerlo junto a la estación Quatto Venti donde paran algunos trenes regionales.

Tambien puedes usar la línea de metro A (roja), bajarte en Valle Aurelia y ahí coger el autobús 33 que te deja al principio de la calle, por lo que podrás ver el efecto óptico perfectamente.

 

Passeggiata del Gelsomino

Otro lugar poco conocido para observar el Vaticano sin que tengas que pelearte con muchas personas.

Desde la estación de tren Roma san Pietro, coge un camino junto a las vías que te llevará por un paso elevado sobre la carretera y junto a las vías. Llegarás a un punto donde podrás ver la basílica de San Pedro del Vaticano en todo su esplendor.

La Passeggiata del Gelsomino sigue las antiguas Murallas Aurelianas, que fueron construidas en el siglo III d.C. para proteger la ciudad. Mientras paseas por este lugar, te transportarás al pasado y experimentarás la rica historia de Roma.

VIAJA SIEMPRE CON SEGURO
En muchas ocasiones nos preguntan si contratamos seguro de viaje cuando estamos por Europa y nuestra respuesta siempre es un rotundo SI. Vale que tenemos la tarjeta sanitaria europea, pero no sabemos donde dirigirnos en el país que estemos para que nos atiendan. Así que para facilitar las cosas y porque puede haber un montón de imprevistos, contrata un seguro de viaje. Nosotros solemos viajar asegurados con MONDO, es una de las compañías más utilizadas por los que nos dedicamos a este mundillo, así que será una gran elección. Además por ser nuestro lector, tendrás siempre un 5% de descuento en tu seguro de viaje, vayas donde vayas. Y lo mejor de todo, si tienes cualquier incidencia, podrás hacerlo a través de su App que incluye un chat las 24h. No esperes más y contrata tu seguro de viaje. No te arriesgues! Contratar un seguro de viaje es esencial sin importar a dónde vayas. Permíteme convencerte de su importancia. Imagina esto: estás emocionado por tu próximo viaje, has planeado cada detalle y estás listo para disfrutar de nuevas experiencias. Sin embargo, en medio de tu aventura, te encuentras con un imprevisto desafortunado. Puede ser una enfermedad repentina, un accidente o la pérdida de tus pertenencias más valiosas. ¿Estás preparado para afrontar esos contratiempos? Aquí es donde entra en juego el seguro de viaje. Esta invaluable protección te brinda tranquilidad y seguridad en situaciones inesperadas.

 

18. Piazza Colonna

Piazza Colonna, está rodeada por distinguidos edificios. Palazzo Chigi, ubicado a la derecha y de espaldas a la columnata, ha sido la sede de la Presidencia del Consejo de Ministros desde 1961.

En el centro de la plaza, se destacan la Fuente de Giacomo Della Porta y la Columna de Marco Aurelio (176-192 d.C). Esta columna, con una altura de 30 metros y apoyada sobre una base de 12 metros, originalmente estaba decorada con relieves que se perdieron durante la restauración de 1589. En ese momento, en lugar de la estatua de bronce original de Marco Aurelio, se colocó en la parte superior la estatua de San Pablo. En su interior, hay una escalera de caracol iluminada por pequeñas ventanas.

Similar a la Columna Trajana, la narrativa inicia con la travesía del Danubio sobre un puente de barcos, seguida de escenas de marcha militar, construcción de campamentos, batallas, asedios y discursos a las tropas.

Para llegar a la Plaza Colonna, lo más probable es que vayas caminando ya que se encuentra a muy pocos pasos del Panteón o la Fontana di Trevi. Si coges uno de los autobuses turísticos de la ciudad, podrás bajarte en el Monumento a Víctor Manuel (en Plaza Venecia) y llegarás caminando en unos 10 minutos por la famosa Via del Corso (donde se ubican la mayoría de marcas de ropa).

 

19. Trastevere

Sin duda el barrio más conocido de la ciudad y el más pintoresco.

No lo dudes y piérdete por sus calles y aprovecha para probar cualquiera de los productos que la gastronomía italiana nos ofrece.

El » Rione XIII » – Trastevere que es el barrio de mayor extensión de Roma, encanta tanto a los ciudadanos como a los turistas, capaces de descubrir el sentimiento que se vivía en Roma en el pasado en sus callejuelas y plazas típicas, y en sus muchas tabernas trattorias, así como en las tiendas de artesanía y en los cafés de tendencia.

Su nombre  tiene su origen en el idioma latín trans Tiberim, el de la antigua «regio» de Augusto que significa «al otra parte del Tíber», en contraposición al núcleo vital de la ciudad que se desarrollaba al otro lado del río.

 

 

20. campidoglio

La primera plaza moderna que se proyectó según los criterios de un diseño uniforme, gracias al genio de Miguel Ángel, se encuentra en la Colina Capitolina (Capitolium), lugar en el que existió un pueblo muy antiguo, y donde se ubicaron numerosos templos importantes en honor a los dioses romanos.  

En 1536, con motivo de la visita a Roma del emperador de España Carlos V, Piazza del Campidoglio sufrió una serie de transformaciones debido al lamentable estado de abandono en el que esta se encontraba. El papa Pablo III encargó a Miguel Ángel el proyecto de reurbanización de toda la plaza. El arquitecto florentino creó un elegante pedestal para la estatua ecuestre de Marco Aurelio, que se colocó en el centro de la colina en 1537, como punto principal del nuevo plan urbano.

 

 

En su propuesta, Miguel Ángel añadió una rampa-escalera con amplios peldaños, la Cordonata, que también facilitaba la subida hasta la plaza a los caballeros, e incluyó una hermosa balaustrada coronada por grupos escultóricos clásicos de mármol que fueron realizados en las décadas siguientes.

La torre del campanario del Palacio Senatorio, guardaba la famosa campana patarina, arrebatada por los Romanos a la gente de Viterbo en 1200 y utilizada para anunciar acontecimientos históricos o acontecimientos importantes, como la elección del pontífice, su coronación o muerte, y el paso del cortejo papal. La campana actual data del siglo XIX, pero sigue llamándose patarina y suena con motivo del aniversario de la fundación de Roma (Natale di Roma), el 21 de abril, y de la elección del alcalde.

En esta plaza encontrarás los Museos capitolinos, una estatua de la loba amamantando a Rómulo y Remo y tras la plaza encontrarás una de las mejores vistas (o la mejor) al Foro Romano.

 

21. barrio Coppedè

En el corazón de Roma, a pocos pasos del casco antiguo, se encuentra uno de los barrios más característicos de la ciudad. En realidad no se trata de un barrio propiamente dicho, sino de un rincón de Roma con rasgos inesperados y extraños, una fantástica mezcla de Modernismo y Art Déco, con infiltraciones de arte griego, gótico, barroco e incluso medieval. Es un complejo de 26 palacetes y 17 chalets que surge entre Via Salaria y Via Nomentana.

La plaza está rodeada de edificios diferentes por forma y tamaño; los dos edificios más importantes, decorados de manera rebosante y fantástica, son: la Palazzina del Ragno (el Palacete de la Araña), de inspiración asirio-babilónica, que se distingue por una gran araña en la fachada, y el Villino delle Fate (Chalet de las Hadas), caracterizado por una asimetría total, con arcos y frisos medievales, realizado con la fusión de diferentes materiales como el mármol, el ladrillo, el travertino, la terracota y el cristal.

  Para llegar a  este barrio puedes ir caminando desde la zona de Termini, aunque te llevará un buen rato. Otra opción es coger uno de los tranvías de la ciudad, las líneas 2 y 19 te dejan en la parada «Buenos Aires» que esta en la entrada del barrio.



Booking.com

22. Templo Adriano

La construcción del edificio, probablemente, fue encargada por el emperador Adriano con la intención de dedicarlo a su esposa Vibia Sabina, quien murió y fue deificada en 136. Las obras fueron concluidas, sin embargo, hacia el 145 por su hijo y sucesor Antonino Pio quien lo dedicó a Adriano.

El templo constaba de ocho columnas en los lados cortos y trece en los largos; se encontraba en un podio alto accesible desde el lado este a través de una escalera. El arquitrabe, en gran parte restaurado, tiene una rica decoración de palmetas y cabezas de león. El interior estaba formado por semicolumnas apoyadas sobre altos pedestales decorados con relieves que representan las personificaciones de las provincias romanas. Estos relieves se encuentran hoy en los Museos Capitolinos y en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.

 

 

En 1695, Carlo Fontana incorporó los restos del templo al Palacio de la Aduana  de Tierra, para las mercancías que llegaban a Roma por tierra.

En 1831, el edificio albergaba la sede de la Bolsa de Valores de Roma.

En 1873 el edificio fue adquirido por la Cámara de Comercio que lo convirtió en su sede.

En la actualidad, solo queda una parte de la columnata del lado norte largo del edificio con once columnas de 15 metros de altura y 1,44 metros de diámetro.

El Templo de Adriano se encuentra muy cerca del Panteón y otros monumentos de la zona, así que podrás llegar fácilmente caminando.

 

23. Giardino degli Aranci

El Parque Savello o Jardín de los Naranjos se encuentra en la colina del Aventino.

Las resistentes murallas medievales de la fortaleza cercan hoy un gracioso jardín rectangular, muy popular por sus bellísimas vistas sobre el Tíber que desde el recodo del río llegan hasta la Basílica de San Pedro.

Los arboles de los cuales recibe su nombre fueron plantados para conmemorar a Santo Domingo, que fundó precisamente aquí su convento en el siglo XIII: hoy el naranjo donde predicaba el santo se conserva en el claustro de Santa Sabina, pero se puede ver mirando por un agujero del muro del pórtico de la iglesia.

Saliendo del Giardino degli Aranci y dirigiéndose hacia la derecha, se alcanza la Plaza de los Caballeros de Malta. Desde el ojo de la cerradura del portón que conduce a la Villa dei Cavalieri se puede observar la cúpula de San Pedro enmarcada por los setos de los jardines.

  Para llegar a  estos jardines puedes ir caminando fácilmente desde el  Circo Massimo, aunque depende de donde esté tu alojamiento quizás quieras usar el transporte publico, en ese caso puedes coger la línea de metro B (azul) y bajarte en la parada Circo Massimo, caminarás junto a este y llegarás fácilmente a tu destino.

 

24. Ludus Magnus

Cerca del Coliseo, se encuentran los vestigios de la Ludus Magnus, la palestra de gladiadores más grande de Roma, construida por voluntad del emperador Domiciano (81-96 d.C.).

La estructura se realizó en virtud de los espectáculos que se celebrarían en el Anfiteatro Flavio, a cuyos subterráneos estaba conectada a través de una galería. El edificio de planta rectangular se componía de al menos dos pisos, con un patio columnado en el centro. Alrededor del patio se abrían las cellas reservadas al alojamiento de los gladiadores y a los servicios para los espectáculos; se conservan las 14 celdas del lado norte, mientras que en la esquina noroeste del cuadripórtico, se ha recobrado una de las cuatro pequeñas fuentes triangulares.

 

 

La mayor parte de las estructuras de ladrillo estaban originalmente revestidas con losas de mármol, de las que posteriormente fueron despojadas. El elemento característico de la estructura consiste en un anfiteatro en miniatura en el patio, donde los gladiadores practicaban. La arena estaba rodeada de una pequeña cúpula con un aforo de espectadores limitado.

Los restos del complejo fueron descubiertos en 1937, sólo unos veinte años después de que se terminara la exploración; los restos visibles pertenecen a una segunda fase del monumento, atribuida al emperador Trajano (98-117) en la que el plano del Ludus se elevó aproximadamente un metro y medio.

Además del Ludus Magnus, Domiciano hizo construir otros cuatro cuarteles, el Ludus Gallicus, el Matutinus y el Dacicus, que tomaron el nombre del lugar de origen de los gladiadores que ahí habitaban.

En las inmediaciones del Ludus, también  se encontraban algunas de las estructuras que formaban parte de un vasto y articulado complejo de funciones al servicio del Coliseo: el Summum Choragicum (depósito de las maquinarias escénicas), el Saniarum (para el refugio y cuidado de los gladiadores, heridos), el Spoliarium (lugar donde los cuerpos de los combatientes muertos en la arena se colocaban y se despojaban de sus armaduras) y los Armamentaria  (almacenes y talleres de reparación de armas y armaduras).

  Para llegar al Ludus Magnus puedes ir caminando fácilmente ya que esta junto al Coliseo, no hay perdida, aunque depende de donde esté tu alojamiento quizás quieras usar el transporte publico, en ese caso puedes coger la línea de metro B (azul) y bajarte en la parada Coliseo.

 

25. Palacio Farnesio

El Palacio Farnesio es uno de los edificios del cinquecentto más bonitos de Roma, empezado a construir en 1517 por encargo del cardenal Alessandro Farnese, el futuro papa Pablo III (1534-1549). Los trabajos prosiguieron primero bajo la dirección de Miguel Ángel (1546-1549), luego por el Vignola (1569-1573) que diseñó la fachada posterior, y por Giacomo della Porta, que terminó los trabajos en 1589.

El Palacio perteneció a una de las familias más conocidas del Renacimiento y hoy es sede de la Embajada francesa.

Para poder admirar el interior del edificio es necesario reservar la visita con antelación: de 1 a 4 meses antes, según la temporada y en función del número de personas; las visitas están disponibles en francés, en italiano y en ingles.

El palacio Farnesio se encuentra muy cerca del Campo di Fiori, así que pásate para conocer este mercado que se ha vuelto muy turístico.

 

26. Giardino delle Cascate

El hermoso Giardino delle Cascate (el Jardín de las Cascadas), realizado en 1961 es un espléndido ejemplo de jardín paisajístico moderno y una verdadera joya entre los parques de Roma.

Ubicado en el corazón del distrito EUR, 42.000 metros cuadrados de áreas verdes, cascadas, fuentes y estanques crean una combinación armoniosa y articulada adornada con acantilados, piedras naturales, plantas de diferentes especies y chorros de agua.

 

Estos bonitos jardines con cascadas están bastante alejados del ajetreo del centro, así que te sirve como huida del bullicio y respirar el aire y la tranquilidad. Para llegar puedes coger la línea B de metro (azul) y bajarte en la parada EUR Palasport o EUR Fermi, que te dejan junto a la entrada.

 

 

 

27. Arco de Jano y Arco de los Argentarios

Arco de Jano

El edificio representa el último cuerpo monumental que se construyó en la zona oriental del antiguo Foro Boario, un extenso espacio íntimamente relacionado a la Roma de los inicios y que desde hace siglos fue el corazón de una importante actividad comercial gracias a su proximidad al Tíber, lo que la convirtió, desde la antigüedad, un lugar de desembarque natural y un cruce de culturas.

Su nombre, por el que aún hoy se le reconoce erróneamente, procede del siglo XVI, aunque probablemente su impactante arco de cuatro lados corresponda al Arcus Divi Constantini. Gracias a estudios muy recientes es posible constatar que el arco tenía un carácter más bien celebratorio y que los hijos de Constantino lo erigieron como homenaje a su padre a su muerte.

El arco, así como otros edificios de la Roma imperial, sobrevivió gracias a una posterior readaptación con otra función: en la Edad Media, fue la base de una torre propiedad de la prestigiosa familia Frangipane, que la convirtió en una gran fortaleza. A lo largo de los siglos, el monumento fue parcialmente soterrado pero se recuperó en 1827: en ese momento se destruyó el ático, así como el núcleo de ladrillos, por lo que se supone que es medieval.

Arco de los Argentarios

Al lado del arco de Jano encontramos este otro arco.

A pesar de su nombre, el Arco degli Argentari es una pequeña puerta arquitectónica construida en el año 204 d.C. en la antigua vía urbana del vicus Jugarium, a la altura de su entrada en el Foro Boario (actual plaza Bocca della Verità); su construcción fue decidida por el colegio local de cambistas y vendedores de bueyes (argentarii et negotiantes boarii huius loci).

El monumento fue erigido para honrar al emperador Septimio Severo y a su familia, que incluía a Caracalla, el césar Geta, Julia Domna, esposa de Septimio Severo, y Fulvia Plautilla, esposa de Caracalla. Luego se borran desde las inscripciones los nombres de Plautilla y Geta, matados a instancias de Caracalla y también condenados a la “damnatio memoriae”.

 

  Para llegar a ambos arcos puedes ir caminando fácilmente ya que esta junto al Circo Massimo, no hay perdida, aunque depende de donde esté tu alojamiento quizás quieras usar el transporte publico, en ese caso puedes coger la línea de metro B (azul) y bajarte en la parada Circo Massimo. Y muy cerca está la Boca della veritá, aprovecha el paseo.

 

28. Chiostro de Bramante

El Chiostro de Bramante  es una construcción lineal y elegante, obra de Donato Bramante,  que cuando se mudó  de Milán a Roma se convirtió en el primer arquitecto del papa Giulio II. Donato Bramante fue gran rival de Miguel Ángel.

La construcción incluye la iglesia adyacente de Santa Maria della Pace.

Pero lo que nos interesa de  este lugar no es el claustro en si, que tambien, pero es una coqueta cafetería que a lo mejor has visto por redes sociales.

Y es que el acceso a esta ya nos invita a acceder a ella, desde el patio podemos ver una escalera de colores, síguela y entra en las diferentes salas de la cafetería, te encontrarás con un montón de color en todas las paredes.

 

 

Para llegar aquí, lo más probable es que vayas caminando desde otro punto de la ciudad mientras paseas, no hay líneas de metro por la zona, asi que podrás usar otro transporte publico si quieres. Esta muy cerca de Plaza Navona y seguro que la visitas, asi que muy cerca encontrarás este lugar.

 

29. Pirámide de Cayo Cestio

Cuando en el año 31 a.C. el emperador Octavio Augusto conquistó los territorios egipcios,  tras la muerte de Cleopatra, la arquitectura funeraria romana empezó a reflejar los modelos egipcios, originando una auténtica tendencia.

Entre las personalidades que eligieron una pirámide como lugar de sepultura figura Cayo Cestio, Pretor, Tribuno de la Plebe y componente del Colegio de los Septemviri Epulones, encargados de organizar los sagrados banquetes para honrar a las divinidades más importantes, como se puede constatar gracias a una de las inscripciones presentes en la fachada.

La obra tiene una altura de 36,40 metros sobre una base cuadrada de aproximadamente 30 metros en cada lado. Su revestimiento en el exterior es de losas en mármol Luna.

En la cámara funeraria, que está pintada de blanco y siguiendo un diseño de paneles, figuran refinados frescos con imágenes de ninfas y Victorias aladas que llevan una corona y un cordón en sus manos.

La monumental Pirámide de Cayo Cestio en el siglo I a.C. no fue la única existente en Roma; en efecto, existían otras en el lugar donde se encuentran hoy las iglesias gemelas en la Piazza del Popolo, y otra en la Via della Conciliazione, conocida con el nombre de Meta Romuli, y que fue destruida por el Papa Alejandro VI Borgia en 1499, coincidiendo con la llegada del Jubileo. La Pirámide Cestia fue confundida en aquel tiempo con la Meta Remi, la Tumba de Remo, el hermano gemelo de Rómulo. Gracias a la inscripción que hace referencia a Cayo Cestio Epulo se despejó toda duda.

 

Llegar esta pirámide, es muy sencillo ya que esta junto a una parada de metro. Tendrás que coger la línea B (azul) y bajarte en Pirámide. Nada más salir ya la verás delante.

 

30. Murallas aurelianas

Las antiguas Murallas aurelianas aún rodean el centro histórico de Roma. Ahora, por su trazado y estado de conservación, se han convertido en las murallas más largas y mejor conservadas del mundo.

Los muros de defensa se construyeron en 270 – 275 d.C. por voluntad del emperador Aureliano para disuadir a los pueblos germánicos que presionaban en las fronteras del Imperio; la nueva muralla reemplazó a la anterior muralla servia del siglo VI a.C. ya fuera de uso, sumergida por la expansión de la ciudad imperial. La obra se inició en 271 y fue inaugurada por el emperador Probo (276-282 a.C.).

El recinto de ladrillos se extiende por 19 kilómetros, su altura es de 6 metros y su espesor de 3,5 metros, con una torre cuadrada cada treinta metros (cien pies romanos).

Las puertas más importantes normalmente tenían dos arcos de entrada y estaban flanqueadas por dos torres semicirculares. Otras puertas presentaban un arco simple mientras que las menos importantes solamente se insertaban entre las torres cuadradas de un tramo de la muralla.

También se incorporaron al circuito algunos grandes edificios, como el campamento de los Pretorianos, el anfiteatro Castrense, la Pirámide de Cestio, algunos tramos de acueductos y el muro de cierre de los jardines de Acilii, es decir, el “Muro Torto”.

 

Para llegar a las Murallas aurelianas  puedes ir caminando fácilmente desde el Coliseo o el Circo Massimo, aunque depende de donde esté tu alojamiento quizás quieras usar el transporte publico, en ese caso puedes coger la línea de metro B (azul) y bajarte en la parada Circo Massimo. De ahí tendrás que dirigirte en dirección Las Termas de Caracalla, unas de las más importantes de la ciudad (y famosas), luego sigue recto por Via di Porta San Sebastiano donde podrás disfrutar de la tranquilidad de la ciudad a tan solo unos pasos del bullicioso centro. Ya que estás aquí pásate por la Vía Apia, tan solo tendrás que continuar la por la calle de enfrente.

Bonus. Haz un free tour.

En Roma podrás encontrar un montón de Free Tour diferentes que puedes hacer, es una gran opción para poder conocer una ciudad y que te expliquen aspectos relevantes que te ayuden a comprender un poco la historia del lugar y Roma tiene mucho que contar en ese aspecto.

Te propongo algunos free tours:

Free Tour por Roma

Esta visita guiada por Roma comenzará a la hora indicada en la plaza de España. Conoceremos la historia de este mítico lugar, popularizado internacionalmente por escenas emblemáticas del Séptimo Arte. Recordaremos algunas de ellas, como las secuencias de Audrey Hepburn y Gregory Peck en Vacaciones en Roma.

Ya sabes que puedes llegar fácilmente al punto de encuentro si coges el metro línea A (rojo) bajándote en Spagna. Y ya estarás ahí, super sencillo.

Este free tour tendrá una duración de 2h aproximadamente y dependiendo del grupo. El tour concluye en la plaza Navona.

 

Free Tour por la Roma Imperial.

En este free tour por la Roma Imperial retrocederemos cientos de años en la historia. Recorreremos los alrededores del Coliseo y los Foros descubriendo numerosas curiosidades sobre la vida en el Antiguo Imperio. Además, ¡es GRATIS!

La duración de este Free Tour será de aproximadamente 2h y tendrá de punto de partida la iglesia del Santissimo Nome di Maria al Foro Traiano. Tranquilo no tiene perdida, es una iglesia junto a la zona del foro de Trajano, donde la Columna, podrás llegar a pie fácilmente desde el coliseo o desde el Monumento a Víctor Manuel, en plaza Venecia. Sino puedes ir en metro, linea B (azul) y bajarte el Coliseo.

Tras las dos horas descubriendo los secretos de la ciudad en épocas de emperadores como Augusto o Trajano, concluirá la visita en el Ludus Magnus, junto al Coliseo. 

 

 

 

Free Tour misterios y leyendas de Roma.

Fantasmas que pasean errantes, enigmas en obras de Caravaggio… Descubrid la cara oculta de Roma en este free tour de misterios y leyendas.

Este free tour de entre 2h y 2h 30 de duración tendrá como punto de partida la Iglesia de Santa Maria dei Miracoli, una de las iglesias gemelas de la Piazza del Popolo. Para llegar puedes hacerlo mediante la linea de metro A (rojo).

Terminaremos el tour en el puente de Sant’Angelo.  

 

 

Free tour por los alrededores del Vaticano

En este free tour por los alrededores del Vaticano os acompañaremos a descubrir los grandes secretos de la plaza de San Pedro y del castillo de Sant’Angelo. ¡Una ruta imprescindible si estáis en Roma!

Como punto de partida iniciamos nuestro recorrido en la piazza Cavour, muy cerca del Castillo de Sant´Angelo.

Tras aproximadamente 1h30 minutos el free tour nos llevará hasta la famosísima plaza de San Pedro donde concluirá la visita.

 

 

 

 

Free tour por las iglesias barrocas

Viaja al pasado y recorre con este free tour las iglesias barrocas más importantes de Roma. Además, conocerás la historia de artistas como Caravaggio, Rafael o Borromini.

Este free tour tiene como punto de partida  Piazza de Sant’Agostino, muy cerca de la plaza Navona. Tras aproximadamente 2h terminaremos el free tour en la Piazza Navona, uno de los rincones más conocidos de Roma y en el que se alza la basílica de Santa Inés en Agonía, que fue diseñada por uno de los mejores arquitectos de la historia: Francesco Borromini. En su interior seremos testigos de la elegante decoración de mármoles y estucos dorados.

 

 

 

Donde dormir

Roma, es una ciudad rica en historia, arte y cultura, y ofrece una variedad de barrios y áreas para alojarse. La elección del mejor lugar para hospedarte dependerá de tus preferencias, presupuesto y las actividades que tengas planeadas durante tu estadía. Aquí tienes algunos de los mejores lugares donde alojarte en Roma:

  • Centro histórico (Centro Storico): Esta es una de las opciones más populares, ya que te permitirá estar cerca de muchas de las principales atracciones, como el Coliseo, el Foro Romano, la Fontana di Trevi y la Plaza de España. Además, estarás rodeado de calles adoquinadas, plazas encantadoras, restaurantes y tiendas. Es también la zona más cara aunque tambien hay alojamientos con vistas a monumentos que te dejarán sin aliento. ¡Tu eliges!.
  • Trastevere: Este pintoresco barrio está al otro lado del río Tíber y es conocido por su ambiente bohemio y calles estrechas empedradas. Tiene una gran cantidad de restaurantes, bares y vida nocturna, lo que lo convierte en un lugar animado para quedarse. Es además una de las zonas económicas para alojarse en la ciudad.
  • Monti: Situado entre el Coliseo y la estación de tren Termini, Monti es un barrio de moda con un ambiente relajado. Aquí encontrarás boutiques, galerías de arte y una variedad de lugares para comer y beber. También encontraras numerosos alojamientos con todo tipo de precios. Una zona a tener en cuenta para alojarte.
  • Piazza Navona y Campo de’ Fiori: Estas plazas son puntos centrales y vibrantes, rodeados de restaurantes, cafés y tiendas. Piazza Navona es famosa por sus fuentes barrocas y esculturas, mientras que Campo de’ Fiori alberga un mercado matutino de productos frescos. Otra zona que no va a ser barata pero muy céntrica, perfecta para recorrer la ciudad a pie.
  • Vaticano: Si deseas estar cerca de la Ciudad del Vaticano y la Basílica de San Pedro, esta área es una excelente opción. También estarás cerca de los Museos Vaticanos y podrás explorar la riqueza artística y religiosa de la zona. Es una zona con opciones económicas en la ciudad, además de estar cerca del Vaticano podrás moverte fácilmente a otros puntos de la ciudad puesto que esta bien comunicado.
  • Esquilino y Termini: Esta área está cerca de la estación de tren Termini, lo que facilita el acceso al transporte público. Es una buena opción si planeas hacer excursiones fuera de Roma con frecuencia. Es de las zonas más económicas de la ciudad donde encontrarás la mayor cantidad de alojamientos.
  • Aventino: Este tranquilo barrio es conocido por sus jardines y vistas panorámicas de la ciudad. También alberga la famosa «Puerta de Aventino» y la Iglesia de Santa Sabina.
  • Colina Capitolina (Campidoglio): Aquí encontrarás monumentos antiguos, museos y hermosas vistas de Roma. Es una zona más tranquila pero aún así cercana al corazón de la ciudad y una de las más caras.
  • Via Veneto: Conocida por su historia cinematográfica y glamour, esta calle es una opción elegante con tiendas de lujo y hoteles de alta gama. Una zona chic de la ciudad que te costará bastante dinero si decides alojarte aquí.

Recuerda investigar más sobre cada área y considerar tus intereses personales y necesidades de viaje al elegir tu lugar de alojamiento en Roma. Cada barrio tiene su propio encanto y ventajas, por lo que puedes encontrar la ubicación que mejor se adapte a tu estilo de viaje.

En mi viaje a Roma decidí junto a mi acompañante no gastarnos mucho en alojamiento ya que no íbamos a pisarlo más que para dormir, decidimos la zona de Termini puesto que esta bien conectado con el aeropuerto y tiene metro y otro tipo de transportes para desplazarnos por la ciudad. Aquí hay numerosos apartamentos y hoteles de todos los precios que puedas imaginarte. Pero ojo, ten en cuenta que los hoteles de Roma son por lo general antiguos y no destacan por sus características así que no esperes mucho. Nosotras nos quedamos junto a la estación en el Hotel Ágora, la habitación que nos  toco estaba inspirada en Nueva York, la cama estaba elevada en un escalón, teníamos el baño y una sala para dejar las maletas y la ropa. Nada del otro mundo pero suficiente para dormir aunque el ruido… no ayudaba.

 

Te dejo aquí un mapa para que encuentres el hotel que mejor se adapte a ti y tu presupuesto:

Mapa

Aquí te dejo un mapa donde podrás localizar fácilmente todos los lugares que te he mencionado. además te lo puedes guardar y llevar en el móvil y utilizar cuando lo necesites.

Videos

 

 

 

 

 

 

 

¿Quieres planificar un viaje perfecto?

icono avion Las mejores ofertas de vuelos.

icono avion Los mejores hoteles.

icono avion Realiza intercambio de casa cuando viajes.

icono avion Alójate en lugares diferentes cuando viajes.

icono avion El mejor seguro de viaje con IATI y HEYMONDO

icono avion Alquila un coche al mejor precio.

icono avion Encuentra el transporte que necesitas.

icono avion Las mejores excursiones y actividades.

icono avion Los mejores free tours.

icono avion Viaja realizando voluntariado por todo el mundo.

icono avion Las mejores tarjetas para viajar

icono avion Busca un sitio donde dejar tus maletas.

icono avion Tu guía de viaje.

icono avion Cambia €uro a la moneda que quieras.

icono avion Reclama por tus vuelos.

icono avion Tu tarjeta eSIM para navegar sin problemas. Recuerda que  tienes que introducir nuestro código ELVIAJEDELUNA para que te hagan el descuento del 5%.

icono avion Consigue unas gafas Hawkers con descuento con el código HC-ELVIAJEDELUNA.

 
     

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Verónica Ortiz García +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

5 comentarios